tu solidaridad tiene premio

Siempre te hemos dicho que la solidaridad tiene premio; y es verdad. Más allá de la satisfacción personal de ayudar a los que más lo necesitan, colaborar con una ONG o fundación es un gesto que también tiene un reflejo directo en los impuestos que debemos pagar. Y este es un tema que, cada primavera, tiene una incidencia importante en nuestras finanzas, ya que ha llegado la hora de ponernos al día con Hacienda. Todos hemos oído o leído que las donaciones a ONG y otros proyectos de carácter solidario desgravan. Y así es. Y no solo es algo que se aplica a las grandes empresas o a las grandes fortunas. También afecta a las personas físicas, o sea, a ti.

A la hora de hacer la Declaración de la Renta, haber contribuido con una ONG puede tener una incidencia importante en el resultado final de nuestra declaración. Las personas físicas pueden deducir el 75% en la cuota íntegra de los primeros 150 euros y el 30% en donaciones mayores. Y la constancia tendrá premio extra, ya que si has realizado una donación periódica a la misma ONG durante al menos tres años desde 2016, ese porcentaje final ascenderá al 35%. De esta manera, se premia a las personas que, de manera constante, apoyan económicamente a estas organizaciones.

En el caso de las empresas, la cantidad a deducir del Impuesto de Sociedades será el equivalente al 35% de los donativos realizados, una cifra que se elevará al 40% para todas aquellas entidades que mantengan su compromiso durante tres años.

Ejemplos de donaciones deducibles

El principal objetivo de Mediolanum Aproxima, el programa solidario de Banco Mediolanum, es conectar a las ONG con potenciales colaboradores. Hemos creado una calculadora de desgravaciones  para que puedas calcular de forma fácil y rápida el importe que te deducirás cuando realices una donación.

Te ponemos un par de ejemplos: si como particular donas 100 euros al mes durante un año, la deducción asciende a 427,50 € por lo que la organización recibirá 1.200 € pero a ti sólo te costará 772,50 €; si haces una aportación puntual de 100 €, la deducción ascendería a 75 €; es decir, en realidad estarías pagando 25 euros, ya que el resto lo deduces de tus impuestos.

Ahora solo tienes que elegir a la ONG que más se ajusta a tus intereses y empezar a colaborar con ella. Te aseguramos que, al final, el premio fiscal va a ser lo de menos, porque saber que ayudas a los que de verdad lo necesitan es lo más importante y satisfactorio. Da el paso y como puedes ver, hay premio doble.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *