feliz 2017

Año Nuevo, vida nueva. Aunque sin dejar de hacer todo lo bueno que realizamos el año anterior. Cada cambio de fecha implica un doble trabajo para todos nosotros: por una parte, hacemos balance de todo lo que hemos hecho los últimos meses y, por otra, nos planteamos nuevos retos que cumplir. ¿Y por qué no incluir entre ellos las “metas solidarias”? Es una magnífica oportunidad para plantearse el reto de hacer de la solidaridad algo común; convertir en algo cotidiano la ayuda a los demás. Algo que para Mediolanum Aproxima, el programa solidario de Banco Mediolanum, forma parte del día a día desde hace ya tres años. Y en este 2017 esta seguirá siendo la línea de actuación: ayudar a las 29 ONG que, por el momento, forman parte del proyecto y conseguir que cada vez sean más los clientes de Banco Mediolanum que pasen a ser solidarios activos. Además de sumar nuevas organizaciones.

 

Compromiso y proximidad

Estas son las dos características de Mediolanum Aproxima, un programa solidario que va mucho más allá de la idea tradicional de ayudar a las organizaciones sin ánimo de lucro. Un proyecto que busca, a través del apoyo de los Family Bankers® de Banco Mediolanum, la cooperación de los clientes a través del compromiso y la acción; se acabó eso de la solidaridad pasiva. La idea es sencilla y, a la vez, revolucionaria: implicar a los clientes en su realidad social más cercana a través de la colaboración con ONG que trabajan en este entorno. Está muy bien hacer donativos a estas organizaciones; pero es mucho mejor implicarse en su trabajo diario a través del voluntariado o el apoyo específico. Y funciona. Durante estos tres años y mediante nuestro proyecto muchos ahorradores se han implicado de manera directa en la ayuda activa a los demás.

 

¿Cómo lo puedo hacer yo?

Un primer paso es conocer a las 29 ONG que, hasta hoy, forman parte del programa. Mira dónde trabajan para buscar alguna que actúe en tu entorno más próximo; investiga a qué colectivos dedican su esfuerzo; analiza qué tipo de actividades y asistencia realizan y, lo más importante, descubre qué necesitan. Es un primer paso ideal para, después, plantearte cuál de ellas se ajusta mejor a tus posibilidades, tus conocimientos o tus destrezas. El segundo paso es contactar con tu Family Banker® para que sirva como nexo entre tus ganas de ayudar y las necesidades de la ONG que hayas elegido. Recuerda que las grandes oportunidades para ayudar a otras personas rara vez llegan, pero las pequeñas nos rodean todos los días. Esta puede ser una de las metas solidarias de este recién estrenado 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *